Sin importar la modalidad de marketing digital que estés desarrollando, ya sea email, redes sociales o cualquier otra, tu activo más valioso es tu base de datos. Cada correo electrónico en tu lista es un potencial cliente, por lo que no puedes darte el lujo de acumular usuarios inactivos.

Un usuario inactivo es aquel que no reacciona a los intentos que haces por comunicarte con él a través del correo electrónico. Por eso, a través de esta guía encontrarás consejos y recomendaciones de cómo sacarlos de su inercia, llevarlos a la acción y así reactivarlos.

Aplicale un “Overhaulin” a tu base de datos

El desarrollo de una campaña de marketing digital efectiva tiene muchas facetas. Debes escoger correctamente el nicho, definir a tu buyer persona y saber como hacer textos seo. Pero una de las tareas que se deja de lado la mayor parte del tiempo es optimizar la base de datos de clientes con sus respectivas direcciones de correo.

Lo más importante es mantener contactos de calidad, con datos relevantes y una línea de comunicación directa y activa, con una cantidad adecuada de interacción (que se convierta en un lead, obvio). No importa si ya tienes clientes con años en tu lista o si apenas estás comenzando a crearla.

¿Cómo optimizar tu base de datos y reactivar a tus clientes dormidos?

Sin importar el formato o el tamaño de tu base de datos, reactivar a tus clientes inactivos es una excelente razón para darle una nueva ojeada a esa lista de nombres de personas que visitan tu sitio o tus redes. Es esencial si quieres llevarlos a esa parte de tu embudo de ventas donde se convierten en verdaderos clientes.

Realiza una depuración de tu base de datos

Aunque lo hayas hecho cuando empezaste tu proyecto, vuelve a realizarte algunas preguntas básicas: ¿Quién es mi cliente ideal?, ¿Cuáles son los datos relevantes que necesito conocer?, ¿Tiene mi base de datos todos los campos necesarios? Con esto en mente y conociendo las respuestas realiza las adaptaciones necesarias, quita lo irrelevante o agrega la información clave.

No tengas miedo de contactar a todos tus clientes para solicitarle nueva información. Todo esto es parte de un proceso necesario para mantenerlos a todos activos.

Segmenta tu información

Si deseas una base de datos que funcione eficientemente es necesario clasificar a tus clientes. Esto te ayudará a la optimización ya que al medir cómo ha sido la interacción del usuario con tu empresa puedes saber si vale la pena o no un proceso de reactivación con ese cliente.

No puedes recuperarlos a todos y sacar los casos inviables de tu lista mejorará notablemente las funcionalidades de tu lista de correo.

Dale prioridad a la atención al cliente

Una mala atención o una comunicación ineficaz son de las primeras causas de la pérdida de clientes. Por esta razón, uno de los primeros pasos que debes dar para reactivar a tus clientes dormidos es crear canales de comunicación eficientes y empezar a enviarle nueva información que el cliente considere importante.

A estas alturas debes conocer cuáles son los canales donde tus clientes se sienten más a gusto, si es con los emails, chats o contestando trivias y formularios. Si es necesario, consúltales si existe algún medio que sea de tu interés y tú todavía no lo has implementado.

Mantén la comunicación fluida, interactúa con tus clientes regularmente, aporta información de valor y hazle saber que te importa mucho conocer su opinión.

Reactiva tu ciclo de ventas

A estas alturas del proceso ya debes haber mejorado tu base de datos de manera estructural, clasificado a tus clientes, eliminado casos perdidos y mejorado tus canales de comunicación y atención al cliente. Es un buen momento para un reinicio de tu proceso de ventas desde cero.

Puedes crear una oferta exclusiva para los usuarios inactivos, un mínimo viable pero tan atractivo que no puedan resistirse a empezar a interactuar con tu marca. Siempre enfocado a que sea una solución a un problema o una información relevante algo que les aporte valor a tu cliente.

Reformula tu campaña de email marketing

Si tienes una cantidad considerable de usuarios inactivos, es el momento de revisar la calidad de los textos y cómo estás enfocando tu campaña. Una pieza clave que debes incluir es un email de reactivación.

Este email de reactivación tendrá como destinatarios a todos los usuarios de tu lista de correo que no han completado una compra, que se han quedado a medio camino en tu embudo de ventas y aquellos que llevan cierto tiempo sin interactuar contigo.

El contenido de este correo especial debe ir cargado con textos motivadores que capten de inmediato su atención, que realmente movilicen al usuario y que este tome acción. Una manera de ayudar al contenido es acompañar al correo con un incentivo.

Para completar esta tarea de manera correcta es necesario determinar qué quieres obtener puntualmente de  tus clientes dormidos. De esta forma, podrás escoger las opciones correctas que incluirás en el correo.

Un ejemplo de la estructura de un email de reactivación seria el siguiente:

  • Asunto llamativo. Un texto breve pero que atraiga la atención del usuario, que cree curiosidad, provocando al usuario a que revise el contenido.
  • Cuerpo del email: Plantearle al usuario opciones de llamadas a la acción que de manera ingeniosa le expliquen el motivo por el cual lo estás contactando y que estas preocupado porque ha estado inactivo.
  • Incluir en este espacio un incentivo: Crear en el usuario la sensación de que se le extraña y que su interacción es importante y que conseguirá un beneficio especial.

Este tipo de correo, redactados de una manera amena y creativa, aunque no logre un lead desde el primer momento, puede lograr que conectemos de nuevo con el cliente. Es posible que esté pendiente de las siguientes comunicaciones.

Un detalle importante a tener en cuenta es establecer cuándo se enviará el email de reactivación que has diseñado. Es decir, cuánto tiempo un usuario debe estar inactivo para que el sistema envíe el email de reactivación.

También te puede interesar: La importancia de la recencia en el email marketing

También es muy importante definir qué acciones se ejecutarán en el momento que el usuario reaccione a tu correo o si por el contrario, no hay acción alguna. Un ejemplo de estas opciones serían las siguientes:

  • Si hay reacción: El usuario entra en una fase de captación o conversión y estará en el grupo de cliente que seguirá recibiendo tus correos.
  • Si no hay reacción: Lo excluirás de la base de datos para que no reciba más emails.

¿Cuáles son las ventajas de la recuperación de usuarios inactivos?

  • Una base de datos óptima. Con clientes cualificados, usuarios interesados realmente en tu marca, receptivos a las campañas y acciones bien diseñadas para él.
  • Ingreso de nuevos datos. Con una campaña de reactivación exitosa, puedes nutrir tu base de datos con información relevante para conocer mejor a tu cliente.
  • Mejoramiento de tus métricas. Ya que con la eliminación de los usuarios dormidos, las estadísticas que afectan de manera negativa tus estadísticas se reformulan y mejoran tus resultados.
  • Cierre de ventas. Al final de todo este proceso, lo que buscas es tener la mayor cantidad de clientes activos, recuperar tus leads crea nuevas oportunidades de ventas de tus productos o servicios y a mantener una relación a largo plazo con tus clientes.