En la era de la información instantánea y el formato audiovisual, escribir un artículo eficaz va a marcar la diferencia entre tener relevancia en internet o ser totalmente ignorado por los usuarios.

A diario, los copywriters estudian de cerca a sus usuarios para ofrecer temas de mayor relevancia y que estén escritos de una manera precisa, amena y fácilmente interpretable. Todo con el uso de técnicas de redacción cada vez más estructuradas.

En este artículo aprenderás cómo hacer una redacción sencilla y bien lograda para que atraigas a muchos más lectores y aumentes significativamente el engagement en tu blog, página de noticias o redes sociales.

Características de una redacción efectiva

En internet hay millones de artículos, guías, ensayos y noticias publicadas, pero ¿realmente cuentan con una redacción atractiva que te ofrezca la información que necesitas? Lamentablemente, no. Esto sucede porque muchas páginas web restan importancia al formato tradicional escrito y producen textos aburridos y muchas veces incongruentes.

  • Un artículo bien redactado debe ser lo más directo posible, sin textos de relleno, florituras innecesarias ni ideas inconexas que aburran al lector. Se recomiendan párrafos con no más de 50 palabras.
  • El tema debe ser atractivo, con un alto grado de impacto y que despierte el interés de tus usuarios. Para esto, es necesario que tengas una línea editorial bien establecida y un público objetivo definido.
  • La información debe estar bien jerarquizada, con las ideas principales al inicio del artículo, pero manteniendo un orden argumentativo que explique bien todo lo que necesitas transmitir.
  • Desde luego, la ortografía y las reglas gramaticales son muy importantes. Un buen texto respeta todos los signos de puntuación y las normas del idioma en el que escribes.
  • Según la naturaleza del tema, el público fijado, y la página dónde se publica, un texto tiene que ser auténtico. Ha de tener el carácter y la cercanía adecuadas que hagan que el lector se sienta cómodo con lo que está leyendo.

Es tan grande la importancia de la buena redacción de contenidos que incluso las empresas especializadas en este ámbito constantemente actualizan sus estrategias para crear artículos más efectivos e impactantes. De hecho, también puedes ver algunas tarifas redacción de contenidos y considerar esta opción para obtener mejores resultados en tus escritos.

Cómo escribir correctamente. Guía paso a paso

Aunque a todos nos enseñan a escribir desde pequeños, la capacidad de redacción es una cualidad que requiere años de práctica y formación. Sin embargo, existen algunos consejos básicos que puedes implementar para crear textos concisos y con ideas bien planteadas.  Sigue estos pasos para redactar como todo un profesional:

Paso 1: escoge bien el tema del que deseas escribir

La elección del tema debe partir desde un principio inamovible: ¿A alguien le interesa? El texto que escribas debe tener relevancia para el lector, ya sea porque trate de un problema de actualidad, o de un hecho tema determinado que pueda despertar interés.

Si crees que el tema es algo arriesgado o qué puede ser poco relevante, procura exponerlo de una manera atractiva, siempre teniendo en cuenta por qué a tus usuarios les conviene leer ese texto. Si ves que no tiene ninguna clase de gancho, lo mejor que puedes hacer es abortarlo y buscar otras alternativas.

Fíjate qué clase de temas son los que han tenido más éxito en tu blog. Para eso, ten en cuenta los likes y las interacciones con los usuarios. Otro truco es revisar las noticias y curiosidades en tendencia en plataformas como Google y Twitter.

Paso 2: realiza una investigación previa y lee todo lo que puedas

Ahora que ya tienes el tema a tratar tienes que recolectar toda la información posible. Así te aseguras de dar una redacción veráz y que tus usuarios no se pierdan de ningún detalle.

Para documentarte puedes usar todo tipo de fuentes: páginas de noticias, redes sociales, videos de Youtube, etc. Crea un documento donde puedas anotar todo lo que vayas recolectando y crea pequeñas notas con información relevante para producir párrafos más pequeños y directos.

Paso 3: Separa las ideas en orden de relevancia  

Una vez termines la investigación y hayas leído todo lo necesario acerca del tema, tienes que empezar a jerarquizar las ideas del texto que vas a producir. Empieza con el punto más importante: ¿Qué ha pasado?

Así podrás ir organizando adecuadamente las ideas, atendiendo los demás aspectos importantes: cuándo, dónde, quién, por qué. A esta estrategia se le conoce como pirámide invertida de la información, donde se recomienda redactar el título hasta el final.

Además, es bueno que este paso lo realices a mano, apuntando en una hoja el orden de las ideas y anotando puntos clave que quieras resaltar en el texto. Esto estimulará más tu mente y hará que el proceso fluya de manera más orgánica.

Paso 4: define el tono más adecuado para tu público

También tienes que determinar el grado de profundidad que le darás al tema y el tono más conveniente para que tu usuario se sienta persuadido para leerlo. Si elaboras un texto más informativo (y sin tu punto de vista) procura:

  • No usar adjetivos calificativos.
  • No apeles directamente a las emociones del lector.
  • No hagas conclusiones ni afirmaciones severas que no estén sustentadas por tus fuentes.

Por otra parte, si vas a manejar un lenguaje más informal, cercano y donde quieras expresar tu opinión personal respecto al tema, ten en cuenta:

  • Debes tener responsabilidad respecto a las ideas que expresas.
  • Aunque uses un tono informal, debe ser fácilmente entendible y sin exageraciones inadecuadas.
  • También puedes apoyar tu opinión en hechos o fuentes oficiales.

Por otra parte, si te sientes tentado a manejar la información de manera más sensacionalista, recuerda que esto puede restarte credibilidad y vas a perder más lectores de los que puedas ganar. Un texto persuasivo NO necesariamente es un texto manipulador o mentiroso.

Paso 5: empieza con una primera versión (o borrador) del texto

Ha llegado el momento. Respira profundo y abre un documento en blanco para empezar a redactar. Empieza tu texto exponiendo el hecho central, combinándolo con una pequeña introducción con la que puedas atraer al lector a seguir bajando. En este punto es necesario que tengas en cuenta:

  • Separa tus ideas usando signos de puntuación como la coma (,); el punto seguido (.); y el punto y coma (;).
  • Las frases deben ser cortas, sin superar las 20 palabras por oración.
  • Lee -en voz alta- al final de cada frase y cada párrafo. Así verás la fluidez de la redacción y qué aspectos debes corregir.
  • Procura no repetir palabras en un mismo párrafo. Esto resultará cansino y pesado para el lector.
  • Mantén el mismo tiempo gramatical, así como el tono con el que estás escribiendo. Si usas tiempos combinados, trata de que sea de manera armoniosa y en todo el texto.

No es necesario que redactes todo en tu primera jornada. Cuando ya te sientas casado en necesario que pares y vuelvas a leer todo en voz alta para que veas la forma que va tomando el texto. Después, puedes descansar antes de seguir escribiendo.

No te presiones, hasta los redactores y copywriters más experimentados usan borradores en el momento de trabajar.

Paso 6: recuerda la diferencia entre el lenguaje hablado y el escrito

Ahora verifica que tu texto sea fluido y que no tengas faltas comunes del lenguaje hablado que comúnmente se cuelan en algunas redacciones. Un escrito debe cumplir con un estilo más elaborado. Puede que tú no lo notes al principio, pero el lector sí lo hará.

  • En el lenguaje hablado es común ser reiterativo en las frases, incluso repitiendo palabras que pasan inadvertidamente. Pero cuando esto está escrito el resultado es perturbador para quien lo lee, ya que suena poco serio y cansado.
  • Procura no omitir o añadir indebidamente la preposición. Esto se conoce como queísmo o dequeísmo. Por ejemplo: no se escribe Una vez de que hayas llegado, sino Una vez que hayas llegado.
  • Cuando hablamos no se hacen pausas para separar el sujeto del verbo, sin embargo, al escribir a veces se debe poner una coma entre estos elementos. Por ejemplo, es distinto escribir Marcos, mira la ventana, a escribir Marcos mira la ventana.
  • En el lenguaje escrito no se usa el vale o el bueno con la misma ligereza con la que se usan en el habla. Esta mal escribir “-bueno- hoy hablaremos del nuevo móvil que Apple ha sacado -vale?- aunque tiene muchos atractivos -bueno-… me sigue pareciendo muy caro”

Estos apenas son algunos ejemplos de errores que debes evitar. Con mucha lectura y práctica aprenderás a identificarlos y a escribir con un estilo correcto.

Paso 7: analiza, argumenta y concluye

En las correcciones que hagas debes asegurarte de que tu redacción describa con coherencia el punto central del texto, tenga una base argumentativa (según quién, por qué o cómo), y una conclusión adecuada al estilo que quieres dar.

Un error común de los redactores primerizos, es que pueden lograr textos muy largos, pero que luego de leerlos el usuario queda con las mismas dudas o insatisfecho de alguna manera. Recuerda que tu texto debe entretener e informar.

Tampoco temas ser directo o usar recursos como la ironía y la espontaneidad. Ser auténtico en el momento de escribir te conectará mejor con tus lectores y hará que tus textos queden más originales.

Paso 8: crea un título efectivo

Llega el momento de crear el título de tu redacción. La razón por la que se hace hasta este punto es porque ya conoces con precisión todo el contenido de tu texto, así como la dirección y el tono general empleado.

  • Usa títulos cortos, que no tengan más de 10 palabras.
  • Puedes usar preguntas y/o exclamaciones para dar una emoción equilibrada al título. El ¿qué…, ¿cómo… y ¿cuándo… son bastante efectivos si los complementas correctamente.
  • Los adjetivos que utilices deben ser adecuados al tono de tu redacción.
  • Dile al lector de qué va el texto, pero déjalo con ganas de más.
  • Si has escrito algo relacionado con una lista, puedes usar términos como: razones, secretos, trucos, pasos, tips, etc.

Al igual que el texto, el título tiene que ser fácil de leer, que sea conciso y directo con la idea que quieres transmitir. Muchos se han tenido que enfrentar a las consecuencias de tener un buen artículo, pero con un título deficiente que pasa sin pena ni gloria ante el lector.

Paso 9: revisa la ortografía de tu texto con plataformas especiales

Por otra parte, también es imprescindible que revises cualquier falta ortográfica que tenga tu texto. Actualmente existen plataformas gratuitas y de pago donde puedes revisar aspectos gramaticales, el número de palabras, y muchas otras características. Recuerda: Word no es 100% fiable.

Algunas de estas páginas son:

  • Correctoronline.es
  • Languagetool.org
  • Mystilus.com
  • Wordreference.com

Paso 10: puedes usar otros recursos multimedia

Una vez tengas el texto listo puedes añadirles ciertos elementos que hagan la lectura más amena al usuario. Esto depende mucho del número de palabras, el tema a tratar y la estructura que le hayas dado. Intenta añadir formatos como:

  • Imágenes y fotografías. Así quien te lee puede tener una imagen concreta de lo que le estás contando. Cuanto más originales sean, mucho mejor.
  • Vídeos de Youtube. Estos ayudan a que el usuario pueda complementar la información que le estás dando. También puede ser usado como un recurso referencial y son muy fáciles de insertar.
  • Gifs. Los Gifs son un elemento muy entretenido que hace la estructura del texto más ligera, sirven para hacer referencias, chistes o sátiras respecto al tema que estás tratando. Hay millones en internet y herramientas para crearlos tú mismo.
  • Infografías. Estas son excelentes para explicar pasos complejos o un tema que requiera un apoyo visual para ser mejor explicado. También hay plataformas especiales con las que puedes diseñarlas sin tanto problema.

Paso 11: descansa y dale una lectura final al texto

El paso final es relativamente sencillo: Guarda tu texto terminado y despeja tu mente. Algunos redactores esperan hasta un día o dos para volver a releer el texto, así podrás pulirlo y ajustar los detalles que consideres pertinentes.

Evidentemente, esto es algo que no puedes aplicar con textos que debas publicar de forma inmediata. Sin embargo, puede ser suficiente con que lo dejes a un lado unos minutos antes de publicarlo, y luego lo leas en voz alta y con mucha paciencia. Con la práctica irás mejorando.

Recomendaciones finales

Por último, no olvides que, aunque dudes de tus redacciones al principio, siempre podrás mejorar la calidad de tus textos. Procura seguir estos consejos para que puedas escribir de manera más profesional y atractiva:

  • Sigue páginas que compartan contenido similar al tuyo y mira como son sus redacciones. Esto puede inspirarte un poco, o incluso puede evitarte ciertos errores que logres notar en ellos.
  • Toma el hábito de leer. Cuanto más contenido de calidad leas mayor será el criterio que tengas para escribir tus textos.
  • Interactúa siempre con tu audiencia, así estarás más familiarizado con su forma de expresarse y podrás transmitirles tus ideas satisfactoriamente.
  • Aunque no tengas nada que publicar, procura escribir a diario. Este truco hará que ejercites tu capacidad de redacción, pues releyendo tus textos en voz alta todos los días podrás notar tus deficiencias y mejorar el estilo.

Si sigues estas recomendaciones verás como evoluciona tu manera de escribir, expresando de forma más clara tus ideas y conectando efectivamente con los usuarios. Recuerda que es un proceso que necesita práctica. Si eres constante, podrás lograr los textos que deseas en menos tiempo y con mejores resultados.