Los cambios son importantes para el crecimiento corporativo. Arriesgarse a innovar es algo favorable cuando lo que pretendes hacer ha sido pensado de manera estratégica. Si estás buscando algo diferente para impulsar tu negocio, acabas de llegar al sitio correcto.

Aunque existen distintas metodologías que te pueden ayudar a construir nuevas ideas, una de las más destacadas y que se caracteriza por dar muy buenos resultados es el Design Thinking. En las siguientes líneas encontrarás toda la información que necesitas saber sobre esta brillante técnica y cómo puedes aplicarla en tan solo 5 pasos.

Un método compatible con la innovación

El Design Thinking consiste en un método que sigue una serie de pasos específicos y que está concebido para generar ideas innovadoras. Centra su atención en el análisis y el raciocinio, de tal manera que combina correctamente estos 2 elementos.

En otras palabras, identifica con exactitud las necesidades reales de los clientes y en función a éstas propone las soluciones creativas más convenientes. Lo interesante es que el proceso no concluye con la propuesta en sí sino que la pone a prueba para constatar su efectividad.

La metodología ha sido aplicada en diferentes entornos y la experiencia muestra que en todos ellos produce resultados magníficos. Las principales áreas de aplicación están relacionadas con:

  • El desarrollo de un nuevo producto o servicio.
  • Producir contenidos de calidad en las campañas de marketing digital.
  • Mejorar la experiencia de los usuarios.
  • Generar ideas innovadoras para el inicio de nuevos emprendimientos o modelos de negocios.
  • Desarrollar estrategias para garantizar mejoras significativas en la calidad de los procesos, productos o servicios. Promover el crecimiento corporativo y que la marca consiga trascender.

Por lo tanto, no se limita de forma exclusiva al desarrollo de nuevos producto. Se puede utilizar como estrategia empresarial o incluso para resolver todo tipo de retos indistintamente de su nivel de complejidad.

Principales beneficios del Desing Thinking en el Marketing de Contenidos

Los principales beneficios que obtienes de aplicar esta interesante metodología en el marketing de contenidos son:

  • Facilita la producción de contenidos basados en la experiencia de los usuarios, no solo en lo que piensan sino también en lo necesitan y quieren.
  • Con la información recabada será mucho más sencillo identificar las palabras claves a ser incluidas en el proceso de redacción textos seo. Como consecuencia, el posicionamiento de tu marca será mayor.
  • Generar contenidos de calidad que ofrezcan soluciones prácticas a los problemas reales manifestados por los clientes.
  • Conocer el público objetivo haciendo uso de pruebas estratégicas como la A/B. Estos instrumentos son utilizados con extrema eficacia, específicamente en la última fase del Design Thinking: evaluar.
  • Focaliza la atención en las personas y asegura la solución de problemas reales a través de testeos oportunos y bien pensados.
  • El trabajo colaborativo favorece la solución eficaz, rápida y fluida de los problemas relacionados al diseño de contenidos.
  • Promover la creación de contenidos valiosos e innovadores a partir de los datos obtenidos tanto en la primera como en la última etapa. La metodología cíclica permite que los procesos puedan modificarse en cualquier momento durante su aplicación.
  • Detecta fallos y proporciona soluciones para corregirlos, los errores o situaciones problemáticas son considerados como oportunidades para mejorar. La finalidad principal es que el público reciba un material de lectura completo que lo impulse a actuar.
  • Promueve la creatividad y propone estrategias que permitan un mayor margen de flexibilización adaptados a los nuevos mercados.
  • Aunque los niveles de incertidumbre están presentes, la metodología de trabajo está diseñada para mitigar las incógnitas y conseguir resultados consistentes en materia de marketing de contenidos.

Etapas del Desing Thinking

El pensamiento de diseño maximiza la creatividad de todos los involucrados. Para que se desarrolle de forma correcta es indispensable dar cumplimiento a los 5 pasos del Design Thinking que se analizarán seguidamente.

1. Empatizar

La empatía ha sido definida como la capacidad de participar afectivamente en la realidad de los demás. Ponerse en el lugar de otro individuo en ocasiones resulta difícil ya que implica entender sus pensamientos, acciones y comportamientos.

Es una habilidad que debe ser desarrollada con la mente abierta y libre de perjuicios. Para esto hay que mostrar interés, prestar atención a lo que nos dicen y no interrumpir. El respeto y la tolerancia son elementos que están implícitos.

En este punto, seguramente te estás preguntando ¿qué tiene que ver la empatía con el Design Thinking? La respuesta es sencilla, el objetivo principal de esta práctica está orientada a satisfacer necesidades. La mejor manera de saber cuáles son y cómo abordarlas es indagando sobre ellas.

Instrumento eficaz que debe ser usado con inteligencia

Un instrumento que ha funcionado muy bien para recoger la información requerida son las entrevistas cualitativas. Lógicamente, la estrategia de aplicación de la misma no debe ser impersonal o a distancia ya que de esta manera lo único que reunirías es una serie de datos numéricos y estadísticos.

La idea estriba en sostener una conversación directa para que el o los interlocutores compartan sus puntos de vistas. La empatía forma parte de las conversaciones edificantes ya que permite establecer una conexión efectiva y entender mejor cada experiencia particular.

Analizar y escuchar a profundidad las situaciones o planteamientos expuestos requiere de paciencia y dedicación. Considerar las emociones más que los números es realmente fundamental en esta primera etapa del pensamiento de diseño.

Una vez que tengas claridad sobre las preocupaciones y necesidades del cliente, estás preparado para dar el siguiente paso.

También te puede interesar: 5 factores que afectan al comportamiento de los consumidores

2. Definir

La segunda fase del proceso consiste en organizar y sistematizar toda la información que se ha recolectado previamente. Probablemente hasta ahora has reunido múltiples ideas dispersas que hay que estructurar y definir a fin de identificar con exactitud cuál es la problemática o situación que se quiere solucionar.

En este momento, se recomienda descartar todo aquello que carezca de valor. A partir de los datos obtenidos, seguramente empiezan a surgir algunas posibles soluciones.

Aquí es cuando la creatividad emerge y resulta indispensable explorar todos los contextos e implicaciones para intentar generar propuestas novedosas y diferentes.

Recuerda que a veces las personas expresan determinada problemática. no obstanye, cuando la analizas a profundidad, la fuente de la dificultad se origina de otra situación más amplia que requiere una atención diferente a la que podría apreciarse a simple vista.

Esta fase resulta perfecta para construir una descripción general de la situación basada en las percepciones y necesidades transmitidas por los usuarios en la etapa anterior. Por lo tanto, la definición contempla los siguientes aspectos:

  • Delimitar con claridad el problema.
  • La problemática se convierte en una fuente de inspiración.
  • Arroja suficientes criterios para desarrollar posibles ideas.

3. Crear

Crear ideas innovadoras supone salir de la zona de confort y atreverse a generar acciones diferentes y que se distingan del resto. Hay que evitar ser repetitivo sin olvidar ser cauteloso.

Cuantas más alternativas de solución hayan sobre la mesa mucho mejor. Se aceptan todas las ideas imaginativas y con perspectivas diversas. Los puntos de vista y diversidad de opiniones contribuyen al desarrollo de las acciones más extravagantes. Muchas veces, a partir de ellas surge la opción más conveniente.

Técnicas de apoyo para reunir las mejores ideas

Cada uno podrá hacer uso de los métodos que considere más apropiados para clasificar la información. Aunque hay infinidad de opciones, algunas técnicas eficaces para llevar a cabo este proceso son:

  • Lluvias de ideas: Herramienta de trabajo grupal que estimula el pensamiento creativo. Cada participante expresa sus ideas acerca de determinado problema que normalmente son muy originales.
  • Mapas mentales: Expresar ideas o pensamientos de manera gráfica para visualizarlas desde una óptica global y que sean interpretadas con gran facilidad. La idea principal es colocada en el centro y a su alrededor se añaden las ideas secundarias que guardan relación con el tema primario.
  • Narración de historias o storytelling: Consiste en transmitir ideas de manera sencilla como si se estuviera contando una historia. La narración tiene un inicio, desarrollo y desenlace.
  • Benchmarking: Herramienta práctica de evaluación y comparación de datos. En este caso, se aplica para elegir las ideas más relevantes. Por lo general, incluye ciertos parámetros de análisis para distinguir las opciones que sean más adecuadas.

Independientemente de la técnica seleccionada, cualquiera de ellas suele ser muy útil para crear diferentes enfoques. Recuerda que todas las ideas son bienvenidas y ninguna debe ser cuestionada como mala o inservible.

La creación de un ambiente agradable y que genere confianza es fundamental para que cada quien exprese abiertamente lo que piensa. Una vez que todas las ideas hayan sido plasmadas, el equipo realiza una votación para determinar cuáles tienen mayor aceptación y que sean viables para prototipar.

4. Prototipar

A fin de que la idea planteada tome forma, necesariamente debe ser trasformada en realidad. En esta fase hay que generar un prototipo, sea de manera digital o física.

Los prototipos son representaciones limitadas del diseño de un producto o servicio, de tal manera que permitan reflejar la manera cómo funciona en la práctica, es decir, en situaciones reales. Deben facilitar la exploración de su uso.

Algunos son fabricados con materiales económicos y que están a mano, como artículos de oficina cartones, papel, cinta adhesiva o hasta legos, depende claramente de la naturaleza de la presentación. Otros incluyen el diseño de guiones gráficos, bocetos, maquetas, notas de publicaciones y más. Lo que importa es que permita demostrar que la idea es funcional, posible y práctica para la ejecución.

5. Evaluar

La última etapa del Design Thinking favorece la interacción con el prototipo anterior. En este momento se procede a evaluar si la propuesta es realmente la más conveniente para solucionar el problema planteado con anterioridad.

El escenario ideal es que el prototipo presentando sea tan extraordinario que satisfaga por completo las necesidades formuladas, pero esto no ocurre en todos los casos. En ocasiones, será necesario efectuar determinados ajustes para conseguir un resultado final aceptable.

Las pruebas de los prototipos son fundamentales para tener la seguridad de que en realidad funcionan. Los usuarios que participan en ellas podrán expresar sus opiniones y en base a éstas identificar si existen errores o insuficiencias que necesiten corrección.