Si vas a empezar un blog y tienes dificultades con la selección de posibles temas para crear contenido, has llegado al lugar indicado.

Uno de los mayores problemas de un principiante es elegir entre la innumerable cantidad de temas o tipos de contenido sobre los que escribir. Si queremos atraer a lectores o posibles clientes, es necesario crear contenido relevante y útil.

Además, debes conocer muy bien al público objetivo al que quieres apuntar. Igualmente, debes redactar siempre pensando en cuál va a ser la utilidad o problema que se está resolviendo con el contenido de nuestro blog.

En este artículo te recomendamos algunos temas de escritura de contenido fáciles, pero interesantes para empezar, así como algunos tips generales de redacción.

Recomendaciones generales para empezar a crear contenido

Antes de empezar con las recomendaciones de los tipos de temas que puedes abordar en tu blog, te traemos algunos consejos generales. Te enseñaremos acerca de cómo redactar contenido web efectivo y textos que conecten con los lectores.

Enfocar bien el tema

Tener bien definido tu tema te ayudará a guiar la escritura y a mantenerte encaminado. Si necesitas ayuda para hacer una lluvia de ideas sobre cómo escribir una publicación de blog, comienza con un tema amplio y ve siendo cada vez más específico.

Por ejemplo:

  • Tema amplio: contenido general.
  • Enfoque más definido: contenido de blog.
  • Enfoque aún más definido: cómo escribir contenido para blogs.
  • Enfoque específico: cómo escribir contenido para blogs para personas que no son escritores.
  • Tema final: cómo escribir rápidamente contenido para blogs dirigido a personas que no son escritores.

Hacer curación de contenido

Este recurso de redacción te ahorrará horas de tiempo a largo plazo. La curación de contenido es el proceso de aprovechar las piezas existentes para crear algo nuevo.

Empieza por encontrar algún contenido que se relacione con tu tema, esto podría ser publicaciones de blog, una infografía o incluso videos. Después, utilízalos como punto de partida para crear tu propia publicación de blog única.

La clave para la curación y lo que lo distingue de un plagio es como estableces claramente de dónde obtienes la información y la vinculas a la fuente original. Incluso si estás reescribiendo el texto con tus propias palabras, se recomienda dar crédito al artículo original con su respectivo enlace.

Escribe para tu audiencia

Tu blog es una excelente manera de impulsar el SEO y tu posicionamiento en los motores de búsqueda. No obstante, el objetivo principal de un blog siempre debe ser ofrecer información útil a tu audiencia.

La publicación más optimizada del mundo no sirve de nada si las personas no están interesadas en ella y abandonan el sitio de inmediato.

¿Sabes quiénes son tus clientes? ¿En qué están interesados? ¿Les resulta útil esta información? Preocúpate por si la publicación es útil o no. En el caso del SEO siempre puedes volver más tarde y hacer que tu contenido sea más compatible con los motores de búsqueda.

Planificar las publicaciones

Es importante planificar previamente la frecuencia de publicación y los tópicos a tratar. Recuerda que el blog suele formar parte de una estrategia de contenidos, por lo que los temas deben alinearse con elementos clave de tu calendario, como promociones, eventos, etc.

Además, tu lista con temas de la lluvia de ideas puedes colocarlos en el calendario para ver cómo se aprecia todo en conjunto, y llenar vacíos en caso de que los haya.

Debes saber que pueden surgir cosas nuevas que debes añadir a la planificación. Por ejemplo, si sucede algo importante en las noticias relacionadas con tu negocio es posible que debas crear una publicación de blog al respecto.

Para ahorrar tiempo, te recomendamos que escribas, o al menos programes, dos o tres publicaciones con anticipación.

5 tipos de contenido para redactar en el blog

A continuación te presentamos algunas ideas del tipo de publicaciones que puedes hacer en tu blog.

1. Guías prácticas

Son publicaciones informativas que son en su mayoría de naturaleza instructiva. Ofrecen instrucciones para que los lectores puedan resolver algún problema o alcanzar objetivos siguiendo una serie de pasos.

Este tipo de entradas suelen gustar mucho a la audiencia, por lo que siempre es una buena idea crear este tipo de contenido.

Si quieres ofrecer una experiencia más personalizada y completa, puedes presentar estas guías como tutoriales completos y detallados. Por ejemplo, «Cómo hacer posicionamiento SEO para mi sitio web paso a paso».

2. Reseñas de productos

Es un tipo de publicación que se enfoca en analizar y presentar las características, ventajas, desventajas y funciones de un producto o servicio. Puedes  reseñar cualquier cosa que esté relacionada con tu nicho, ya sea un producto físico o algo intangible.

Lo importante es ayudar al público a recopilar información detallada sobre algo que planean comprar o usar, así que es necesario que se trate de información relevante. Lo más recomendable es que presentes una visión imparcial y que en realidad pruebes ese producto o servicio para que tu reseña sea mucho más creíble y confiable.

También son una excelente forma de generar ingresos, retener lectores y ganar dinero sin publicar anuncios en tu sitio. Facilitan la adición de un enlace de afiliado, obteniéndose ingresos a través del marketing de afiliación.

3. Listas o rankings

Estas publicaciones giran alrededor de una lista de puntos que enumeran ítems de algún tema en particular. Este tipo de listas son cortas y de fácil lectura, ideal para el tipo de audiencia que dispone de poco tiempo para leer contenido extenso.

Aquí puedes resumir y facilitar la información a través de cápsulas de contenido corto. Con el título y los subtítulos, ya debes dar una idea clara a los lectores sobre qué trata el tema.

Lo mejor es que este tipo de listas suelen volverse virales muy fácilmente y eso ayuda a aumentar tu posicionamiento de forma orgánica.

4. Guías definitivas

Son artículos extensos que abordan un tema específico y se dividen en varios capítulos en los que se desarrolla cada uno de los puntos más importantes. Para crear buenas guías, debes realizar una investigación en profundidad y consultar varias fuentes para recopilar datos.

Es recomendable respaldar el contenido con imágenes, infografías, datos estadísticos, etc.

Para empezar a estructurar una guía debes realizar los siguientes pasos:

  1. Elige un tema de interés para tu audiencia, basado en investigación previa.
  2. Crea una plantilla para los subtemas que se van a incluir.
  3. Recopila información de otras guías que sirvan como inspiración o tendencia.
  4. Utiliza las herramientas como Google Analytics para estudiar mejor a tu audiencia y competencia.

5. Testimonios personales

Son publicaciones que permiten que se pueda crear un vínculo emocional con los usuarios a través de la narración de las historias personales del autor del blog.

Si quieres llegar a más personas, puedes compartir relatos con tus vivencias y experiencias en tu área o nicho. Estas le permitirán a tu público sentirse identificado y empatizarán contigo y con tu marca o negocio.

La clave es hacer un buen trabajo de storytelling que mantenga al lector al borde del asiento. Debes ser muy convincente y persuasivo.